miércoles, 25 de septiembre de 2013

Regreso a la oscuridad (Parte 3 de 4)





Compró lo necesario para darle carga a ambos aparatos. Se sintió contento al poder usar su documento, su tarjeta, su propia identidad. Ensayó una firma ilegible.
A su vuelta el conserje le recordó que había pagado la estadía por cuatro meses mas. Lo que no sabía era por que iba a estar ahí seis meses en total. Con, por lo menos, cuatro meses por delante esa habitación del hotel iba a ser su único hogar.
Subió rápidamente a la habitación, al entrar puso a cargar el celular y enchufó la netbook. Fondo de escritorio negro, buscó en las carpetas del escritorio y solo encontró música y muchas películas y series. El navegador carecía de información valiosa. Fue como si su computadora hubiese sido vaciada adrede. Tomo el celular, puso la contraseña del WiFi del hotel y a los pocos segundos las notificaciones empezaron a llegar. La mayoría eran de un grupo llamado "Los locos", otras de un contacto "Amor", "Jefe", "Seba (Futbol)" y así. Desenchufo el celular, fue hacia la habitación y lo conecto cerca de la cama. Recostado comenzó a leer.

[...]

Nuevamente despertó con las manos atadas. El cuerpo cubierto de mugre. A sus pies vio un papel, era una nota mecanografiada "Después de la puerta seguí el barandal hasta el final y espera". Luego de unos minutos la oscuridad se volvió a apoderar del lugar. Un sonido a cerrojos y una puerta entreabriéndose. Pasos. Una música comenzó a sonar a lo lejos, nuevamente los Beatles, esta vez "She loves you".
Con las manos palpando el barandal y la pared busco darse una idea donde podría llegar a encontrarse. Camino por lo que parecía un pasillo interminable. Pero todo en los últimos días, horas, meses, le pareció interminable. Dudo. No sabia donde estaba, no sabia hace cuanto tiempo estaba ahí y mucho menos sabia el por que.
El barandal termino. Solo sentía el sonido de su respiración una y otra vez. Un chorro de agua helada azoto su cuerpo contra la pared.

[...]

El ultimo mensaje que leyó era de "Amor" y decía: "¿Por donde estas?". Era de hacia tres meses, no había mensajes previos, solo esa pregunta.
Marco el numero asignado a "Amor", la voz de mujer le pedía que dejara un mensaje, corto.
Busco en la agenda y busco otro contacto, Lucia.
- ¿Bruno? - contesto la voz de una mujer del otro lado - Boludo ¿Donde te metiste?
- Hola, mira. Soy Bruno, pero a la vez no se que me paso. Es largo de contar.
- Dale, forro. No me vengas con gansadas a mi. ¿Donde estas?
- Estoy en Bariloche. ¿Nosotros somos amigos?
- ¿Que mierda haces en Bariloche? Venite ya mismo para acá.
- ¿ACA DONDE? A duras penas me entere que tenia nombre, estuve en el hospital, me pegaron un tiro... - su voz se quebró - no se quien soy, no se por que me pasa esto...
- Perdona, me fui al carajo. ¿Podes venir o te vamos a buscar?

[...]

Despertó. Sintió su cuerpo atado y rígido. No podía mover ni brazos ni piernas. Intento rodar hacia un lado y otro sin éxito. Era lo mas parecido a estar sin vida. Su conciencia yendo y viniendo por capricho ajeno.
Toda su vida había sido de perfecto control y estar en esta desventaja era frustrante.
Todos sus sentidos fueron coartados. El tacto mediante guantes, el olfato con algún tipo de crema debajo de sus fosas nasales. Parecían meses desde que había probado algo con gusto. La audición fue suprimida por el uso de esa música que ya estaba odiando o por la ausencia total de sonidos. Y la visión, gracias a la oscuridad, había sido completamente anulada.
Cuando creyó que ya no le quedaban lagrimas, el desconsuelo de encontrarse en esa situación supero toda fuerza de voluntad y lloro. En las completa y absoluta soledad, lloro.

[...]

Pidió un pasaje para el mismo día. Luego de esperar dos horas por alguna oportunidad consiguió el pasaje.
Faltaban apenas 4 horas para la partida. Fue hasta el hotel, preparo una mochila con la computadora, y algo de ropa.
Los mensajes seguían llegando, decidió no responder ninguno. No le alcanzaría la vida para responder todo. Se sintió bien que hubiese tanta gente preocupada por su bienestar. Algo iba a hacer a modo de agradecimiento, pensó.
Llamo a la psicóloga para contarle lo que iba a hacer y le dijo que vaya con mucho cuidado porque el shock de reencontrarse con su pasado, con su historia, podría ser muy fuerte y hasta contraproducente. Le recomendó encontrarse en un ambiente contenido, otra habitación de hotel seria lo mejor. Recibir gente ahí seria lo mas recomendable.
Aterrizo en Buenos Aires, después de 2 horas de vuelo, se subió al taxi y se fue a un hotel que ya le había reservado Lucia. Camino al hotel vagos recuerdos fueron llegando, recordaba la ciudad.
Otra vez encerrado en una habitación de hotel, había recuperado se identidad a medias, ahora iba por el resto de su vida.
decidió salir a caminar. Las calles no le parecieron extrañas, eso lo tranquilizaba. El Café Tortoni le llamo la atención. Al entrar recordó algún desayuno acompañado de una hermosa mujer de cabello castaño. Charlas con amigos. No llego que llamo a su amiga Lucia. Se había acordado de ella y de Fernando. Las charlas, las cenas, las salidas, el aguante que le hicieron. Ya estaba recuperando parte de su pasado. Lloro. Con las puertas del Tortoni de fondo Bruno, con alegría, lloraba.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por fin nene!!!!!!
Ahora hasta el 2014 no leo mas nada?

FechoX dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario

Etiquetas

Disclaimer: Todas las historias narradas en este blog son una mezcla entre fantasia y realidad. Asi como tambien las fotos que ilustran cada uno de los post. A su vez las opiniones vertidas en cada post no reflejan necesariamente la opinion de su autor, sino que se deben leer dentro del contexto de cada uno de los post en particular. Todo el material audio visual presentado son propiedad de sus autores.
Copyright © FechoX MMXI
Fecho[X] powered by Fecho